Blue Monday

¿Es triste el azul?

El lunes triste, o Blue Monday como se conoce en inglés, es el nombre que recibe el tercer lunes de enero y usado  por primera vez en 2005 como parte de una campaña publicitaria de la agencia de viajes Sky Travel, que dijo haber calculado la fecha usando una ecuación, teniendo en cuenta diversos factores como la motivación, el tiempo transcurrido después de Navidad o el que tardamos en abandonar nuestros propósitos de año nuevo.

Sea esto o no cierto, el término azul se ha usado para describir estados de ánimo bajos y de melancolía, sobretodo en la cultura anglosajona y nórdica. Y que mejor que hoy, cuando es utilizado para describir estos sentimientos de los que intentamos huir, para mostrar todo lo bueno que puede hacer en decoración.

Las tonalidades del azul nos llevan desde los celestes hasta los tonos que coquetean con el verde lo que permite infinidad de combinaciones entre ellos y con sus colores complementarios (si quieres saber más sobre la utilización del color lee nuestro artículo dedicado a ellos, http://dekoestudio.com/los-colores).  Es importante tener en cuenta el grado de saturación, es decir, si es un tono suave o por el contrario sólido,  del tono de azul que elijamos. De este modo, si queremos dar énfasis a una pared, hacer resaltar unas ventanas o dar protagonismo al sofá, podemos optar por un tono más saturado e incluso oscuro, dependiendo de la luz y tamaño de la estancia. Sin embargo, un uso demasiado repetido  o en una habitación de pequeño tamaño puede resultar demasiado impacto y tener resultados no tan favorecedores. Usa tejidos suaves y vaporosos alrededor, elementos blancos, tonos pastel o maderas claras para suavizar su fuerza y armonizar el espacio.

Si por el contrario quieres proporcionar amplitud, luminosidad y crear un entorno tranquilo, puedes usar toda la gama de tonos suaves, con poca saturación. Con esto conseguirás dar un toque de color en aquellos espacios que por su tamaño no admitan tonos muy saturados en las áreas más amplias como son las paredes. En dormitorios, este color tiene mucho que hacer, puesto que sus tonalidades más suaves son idóneas para crear ambientes de serenidad y armonía que favorecerán tu bienestar en un espacio tan íntimo como es éste.

En cuanto a los textiles, el terciopelo es uno de los tejidos que más hacen resaltar el azul, especialmente en sus tonalidades más oscuras. Por su brillo y agradable tacto suave es ideal para usar en cojines y plaids, que elevarán cualquier estancia a su máximo exponente.

Colección Total Indigo de Zara Home

Así que si quieres que tu hogar rezume tranquilidad y armonía, el azul te ofrece un amplio abanico de tonalidades y combinaciones para conseguirlo. Y si algún día también quieres abrazar la melancolía qué mejor que junto al bonito color del mar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *