Hygge! Todo lo que la decoración puede hacer por tí.

Hygge!

Seguro que has oído hablar del Hygge, un término que en el último año lo hemos encontrado en revistas de decoración y bienestar pero es mucho más antiguo de lo que crees.

El Hygge es mucho más que un concepto. Es un estilo de vida que nos llega desde las frías tierras danesas donde lo llevan practicando durante siglos. Aunque no tiene una traducción literal, hace referencia a la sensación de confort y bienestar que podemos conseguir a través de actividades tan sencillas como sentarse al lado de una chimenea con una bebida caliente, pasar tiempo con los seres queridos o acurrucarse en el sofá en una fría tarde de invierno. Según la Encuesta de Valores Mundiales y World Database of Happiness, los daneses son la población más feliz y satisfecha del mundo y estamos convencidos de que el Hygge tiene mucho que ver.

Los fríos y largos inviernos del norte de Europa hacen que sus habitantes pasen mucho tiempo en sus hogares y por ello éstos deben ser un refugio confortable y acogedor, un lugar en el que sentirse a gusto y protegido. Y es aquí donde la decoración juega un papel muy importante.

Si quieres que el hygge entre en tu casa y llene de encanto nórdico cada rincón, sigue estos consejos y podrás disfrutar de momentos reconfortantes que te recargarán las pilas.

1. Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio. Es muy importante mantener el orden en casa ya que, aunque no nos demos cuenta, el desorden puede generar intranquilidad dificultando así el esperado momento de relajación y desconexión que buscamos al llegar a casa. Asigna un lugar para todas las cosas del hogar, desde los objetos más grandes hasta los más pequeños. Ayúdate de estanterías, cajas, cestas o baúles para guardar todas las cosas y dejar a la vista sólo aquellas que cumplan una función decorativa.

Imagen 1 del producto CAJA REDONDA DAMASCO  Revistero de piel y metal marrón CALVIN

2. Alfombras. Las alfombras son perfectas para agregar calidez a cualquier estancia. Con ellas puedes dividir espacios, crear un rincón acogedor o simplemente añadir color y textura gracias a su alto poder decorativo. En el mercado puedes encontrar una amplia variedad de alfombras por lo que elegir la que mejor se adecue a la estancia y a tus gustos no será difícil. Coloca una alfombra en el pasillo y verás como pasa de ser una mera zona de distribución a una estancia más de la casa.

   Imagen 5 del producto ALFOMBRA ESTAMPADO DAMASCO

3. La naturaleza en el interior. Los nórdicos están muy conectados con la naturaleza. Disfrutan gran parte de su tiempo libre en ella y les gusta cuidarla. El uso de plantas como complementos decorativos es la forma más sencilla para introducir la naturaleza en casa. Alegran y llenan de vida cualquier rincón a la vez que transmiten sensación de frescor gracias al verde de sus hojas. Prueba con plantas de interior de fácil cuidado como el ficus benjamina o la monstera y si no, siempre puedes recurrir a la flor cortada. Un bonito ramo en un jarrón sencillo te alegrará cada vez que pases a su lado.

Imagen 1 del producto JARRÓN CRISTAL RELIEVE DIAMANTE

4. Juego de texturas. Una de las mejores formas de conseguir una sensación acogedora es a través de los textiles. Unas bonitas cortinas, suaves cojines y cálidas mantas o plaids te ayudarán a dar ese toque de hogar, especialmente en el salón, lugar donde solemos pasar la mayor parte del tiempo y el que elegimos para relajarnos con mayor frecuencia, ya sea viendo tu programa o serie favorita o leyendo un buen libro.

Imagen 2 del producto MANTA PUNTO MECHA MULTICOLOR 

5. La luz. Aunque muchas veces no se le da la importancia que merece, la iluminación es uno de los elementos decorativos capaces de transformar el ambiente influyendo en nuestro estado de ánimo. Una luz intensa nos incita a la actividad y genera vitalidad y una luz más tenue propicia la relajación y el descanso. Puedes combinar diferentes tipos de iluminación para conseguir diferentes atmósferas. Apóyate en una luz focal para crear ambientes según necesites, colocando por ejemplo una lámpara de pie con regulador de intensidad junto al sofá. Te servirá como luz de apoyo para leer o para crear un ambiente acogedor con una luz más tenue.

NORDICA Lámpara de pie II Blanco USB

Con estos sencillos cambios decorativos conseguirás un hogar mucho más acogedor y relajante donde disfrutar de los pequeños placeres diarios.  Y si quieres saber más sobre el Hygge y cómo llevarlo a otros ámbitos lee el libro “Hygge, la felicidad de las pequeñas cosas” escrito por Meik Wiking, director del Instituto de Investigación sobre la Felicidad de Copenhague. Nada te impide comenzar a disfrutar ya de una forma diferente de tus espacios cotidianos. Porque no hay mejor lugar donde ser feliz que nuestro propio hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *