Un recibidor ecléctico

Un recibidor ecléctico

Aquí os presentamos nuestro último trabajo. Un recibidor ecléctico con toques retro que forma parte de un proyecto que pretende renovar también el salón-comedor. En este caso nuestra clienta nos dejó carta blanca para decorar este recibidor y hemos querido reflejar en él su personalidad. Este renovado hall da la bienvenida a la casa y es toda una declaración de intenciones para la decoración de las estancias contiguas.

recibidor recibidor

El recibidor

Tras la preciosa puerta principal de madera, el recibidor tiene ahora un aspecto fresco y renovado donde piezas de corte moderno se mezclan a la perfección con piezas artesanales y clásicas.

recibidor

Las piezas

El mueble-maletín

La pieza principal de esta decoración es ese maletín de pintor que hace las veces de mueble. Una estructura de forja que hemos lacado en esmalte de color oro rosa, es el soporte perfecto para este maletín de madera convertido en mueble, que proporciona a la estancia ese estilo ecléctico que buscábamos.

El papel de pared

El elegante papel de pared aporta frescura y luminosidad al espacio, vistiendo la pared central del diseño y es además el hilo conductor entre los diferentes elementos de la decoración. El sutil estampado de elipses en aguamarina sobre fondo blanco nacarado es el escenario ideal para el vuelo de las golondrinas de cerámica.

Las golondrinas

Estas piezas de cerámica vintage son otro elemento a destacar no sólo por pertenecer a una época pasadas sino también por la sensación de libertad que evocan. Simulando que están en pleno vuelo, transmiten movimiento al conjunto y su color negro brillante hace una vistosa combinación con el papel.

 

Los detalles

recibidor

Nos encanta utilizar detalles porque no sólo completan el conjunto sino que son los que dan el carácter a las decoraciones. Para este recibidor hemos usado piezas de estética retro como el jarrón verde lima que contrasta con el el aspecto rústico del marco de maderas, una pieza artesanal muy especial que es el contrapunto para el papel. El pequeño reloj de arena nos transporta a una época clásica y el jarrón rectangular de cristal es el recipiente perfecto para un ramo de sencillas flores blancas.

En la pared de enfrente, una colección de láminas realizadas a mano por nuestra decoradora continúa la gama de colores usada en la pared principal del recibidor. Tonos aguamarina, verdes y blanco dan color a las cuatro acuarelas colocadas de forma simétrica y que enmarcan la pieza central; un ciervo dibujado en formas geométricas.

recibidor

En definitiva, el eclecticismo ha invadido esta zona y se extenderá próximamente a otras estancias de la vivienda. No os lo perdáis…

2 comentarios

  1. Es increíble como con tan poco podemos cambiar tanto, imprimir nuestra personalidad en las estancias de nuestro hogar. Gran trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *